Orkin

For your convenience and immediate attention, call

Hormigas del Montón de Allegheny

Hormigas del Montón de Allegheny:  Datos, Identificación y Control

Las hormigas del montón de Allegheny, Formica exsectoides (Fore), son unas de las hormigas comunes en los Estados Unidos que construyen montículos. Estas hormigas se encuentran desde la costa Atlántica de Nueva Escocia hasta Georgia. Habitan también en la parte superior de la región central de los Estados Unidos.

Las hormigas del montón de Allegheny tienen la cabeza y el tórax rojizo. Su abdomen y su patas son de color café oscuro o negro. Las obreras varían en tamaño de 1/8 a ¼ de pulgada. Estas hormigas no pican pero pueden hacerlo si su nido es amenazado.

Las obreras construyen galerías y túneles en el subsuelo. Los túneles tienen hasta tres pies de profundidad. A medida que excavan, las obreras van amontonando la tierra y construyendo montículos. Estos montículos alcanzan hasta tres pies de diámetro, especialmente en los campos y en zonas boscosas. Los montículos que construyen estas hormigas son confundidos con frecuencia con los de las hormigas de fuego. (Las hormigas del montón de Allegheny prefieren zonas de sombra mientras que las hormigas de fuego prefieren anidar en zonas desoladas).

Las hormigas del montón de Allegheny anidan en campos, pastos y zonas boscosas. Sus nidos también pueden ser encontrados en zonas de recreo y jardines residenciales, en áreas rurales y suburbanas. Aunque no suelen entrar a los interiores de las casas, las obreras a menudo buscan fuentes de comida en patios y terrazas.

Las fuentes de alimento para las hormigas del montón de Allegheny son básicamente insectos y melada. Las obreras protegen a los áfidos y otros insectos que producen melaza. Pero a veces dañan árboles y arbustos al masticar aberturas en la corteza, emitiendo luego ácido fórmico.

Hay varios métodos de control para las hormigas del montón de Allegheny. Insecticidas líquidos o en polvo y cebos para hormigas, son todos efectivos. El método de control a usarse dependerá de la ubicación del nido y otros factores. Cualquier tratamiento empleado debe matar toda la colonia. Si el tratamiento no logra matar a toda la colonia, la población de hormigas se recuperará con rapidez. Por esta razón, es mejor consultar a un profesional en el control de plagas, el cual sabrá cuál es el método más efectivo y la forma de llevarlo a cabo.