Orkin

For your convenience and immediate attention, call

Hormigas Cabezonas

Hormigas Cabezonas:  Datos, Identificación y Control

Cada colonia de hormigas cabezonas tiene dos tipos distintos de obreras. Hay obreras mayores y obreras menores. Las obreras mayores tienen una cabeza proporcionalmente más grande que sus cuerpos. Las hormigas cabezonas reciben su nombre en referencia a la apariencia de las obreras mayores. Las obreras mayores sirven como soldados y defienden la colonia. Estas obreras también usan sus grandes mandíbulas para romper semillas y otros alimentos para los demás miembros de la colonia.

El tamaño de las obreras menores es la mitad del de las obreras mayores. Las obreras menores alimentan la colonia, cuidan a las hormigas jóvenes y construyen el nido. En una colonia siempre hay más cantidad de obreras menores que de obreras mayores.

Existen varias especies de hormigas cabezonas en los Estados Unidos. Todas estas especies pertenecen a la familia Pheidole. Según la especie, el color varía entre amarillo y un color marrón-rojizo oscuro.  Estas hormigas no son conocidas por causar daños estructurales, pero algunas especies de ellas son anfitrionas de tenias.

Las hormigas cabezonas  anidan en el subsuelo, usualmente debajo de rocas o troncos. A veces construyen un montículo alrededor de la abertura del nido. Es común que estas hormigas aniden debajo de una losa o al lado de los cimientos de casas o edificios; además, suelen entrar a las casas a través de grietas en los cimientos de las viviendas. Aunque no suelen anidar en los interiores de las casas, a menudo entran a ellas en busca de fuentes de alimentos. En consecuencia, una infestación de estas hormigas usualmente tiene su origen fuera de las casas. En exteriores, estas hormigas comen insectos y melaza. Cuando entra a las casas parecen preferir alimentos con un alto contenido de proteínas. Estas hormigas trazan senderos entre sus nidos y las fuentes de alimento. Por tanto, es posible seguirles la pista y encontrar sus nidos.

Para prevenir una infestación de hormigas cabezonas remueva cualquier material cercano a su casa que pueda ser utilizado como nido. Las pilas de leña deben ser colocadas tan lejos del hogar como sea posible. Un espacio entre 6 y 12 pulgadas entre la base de su casa y el mantillo o cualquier tipo de vegetación ayudará a prevenir una infestación de estas hormigas.

El control de este tipo de hormigas puede involucrar varios métodos de tratamiento. Si una parte de la colonia sobrevive, la población puede recuperarse. Lo más aconsejable es dejar su control a los profesionales en el control de plagas.