Orkin

For your convenience and immediate attention, call

Jejenes

Jejenes:  Datos, Identificación y Control

Jején es el nombre genérico comúnmente usado en insectos pequeños con alas que pertenecen a la orden díptero a veces llamados mosquitos negros. Estos insectos a veces son llamados moscas, y en ingles midges, que significa mosca pequeña o no-see-ums (pronunciación fonética que significa en ingles “no las veo”). Contario a la creencia popular de que estos diminutos insectos son bebés (los adultos miden de uno a tres milímetros de largo), ellos realmente son adultos. Según la especie, los jejenes pueden picar, y se alimentan de plantas, de otros insectos o de sangre.

Ciclo de Vida

De acuerdo con la especie, los huevos de los jejenes son puestos en la tierra o en el agua. La larva, dependiendo de la especie, es capaz de permanecer inmóvil o de moverse hacia las rocas y las plantas de agua. Los machos se reúnen en grandes grupos, conocidos como enjambres, para aparearse. La mayoría de estos enjambres aparecen al anochecer en grandes terrenos abiertos y sobre las calles.

En las fases de larva y adultos, los jejenes son considerados al mismo tiempo benéfico y dañino. Son benéficos porque algunas especies son excelentes transportadoras de polen para las plantas y porque se alimentan de plagas de las cosechas, como los pulgones y los insectos de la súper familia coccoidea. Son dañinos porque otros jejenes, como la mosca Hess, son plagas por sí mismos para las cosechas.

La hembra de algunas especies, como la de los jejenes negros, se alimenta de sangre. Estos jejenes son conocidos por llevar parásitos y trasmitir enfermedades a los humanos y al ganado. Debido a la propagación de la enfermedad oncocercosis, o Ceguera de los Ríos, y otras preocupaciones de salud, numerosos programas han sido establecidos a través del mundo para controlar la población de jejenes.

¿Jejenes vs. Otra Mosca?

Jején es el término genérico que mucha gente usa para los pequeños insectos voladores que son vistos en la casas. Sin embargo, estos insectos son comúnmente confundidos por otras especies de moscas tal como las moscas de la fruta o jejenes fungosos (también conocidos como mosquitos fungosos). La mosca de fruta busca materia orgánica para alimentarse y puede ser encontrada volando cerca de las frutas y los vegetales en la cocina. Todos los productos frescos deben ser inspeccionados cuidadosamente antes de ser traídos a la casa, especialmente los productos comprados en los mercados al aire libre, los que tienen una probabilidad más alta de ser nidos para las moscas de la fruta. Adicionalmente, tales moscas pueden entrar a las casas por puertas y ventas cercanas a los jardines de vegetales.

Los mosquitos fungosos  viven en la tierra mojada de plantas de las casas que han sido rociadas en exceso. La hembra de estos mosquitos puede poner hasta 300 huevos en la superficie de la tierra de una sola planta. Estos huevos eclosionan después de cinco o seis días y permanecen en la fase de larva de 10 a 14 días, alimentándose de la materia orgánica dentro de la tierra de la planta. Si hay muchos mosquitos fungosos presentes y la población se incrementa a un ritmo acelerado, las raíces de las plantas y el sistema de raíces estarán en peligro.

Control de los Jejénes

Si Ud. está experimentando una infestación, existen varios productos comerciales que le pueden ayudar a controlar la población. Tradicionalmente la gente usa matamoscas para matar a estos insectos individualmente. Un número de insecticidas y aerosoles pueden ser utilizados en interiores de las casas. Sin embargo, esos métodos requieren identificación positiva de los insectos, razón por la cual es mejor consultar a un profesional en el control de plagas. Los pesticidas requieren una aplicación cuidadosa porque también pueden ser dañinos para las mascotas y los humanos.

Los aparatos electrónicos que electrocutan jejénes individualmente pueden ayudar a controlar la población de estos insectos afuera. Adentro, las trampas para insectos que se conectan en enchufes eléctricos trabajan bien porque emiten una fuente de luz ultravioleta. Los insectos voladores son atraídos a esta luz y atrapados por la superficie pegajosa cuando se aproximan a ella.

La mayoría de estos métodos sirve solamente para especímenes individuales y adultos. Para erradicar totalmente una infestación, incluyendo las larvas, es mejor consultar a un profesional en el control de plagas.