Orkin

For your convenience and immediate attention, call

Anfípodos

Anfípodos:  Datos, Identificación y Control

Todas las especies de anfípodos prefieren hábitats húmedos. Por lo general, las diferentes clases de anfípodos tienen cuerpos planos y grandes ojos compuestos sobre los costados de sus cabezas. La mayoría de los anfípodos utiliza un mecanismo de defensa conocido como cola de impulso, a través de la cual y utilizando su abdomen, se impulsan a sí mismos para alejarse de un depredador. Sin embargo, como los anfípodos pertenecen a un orden compuesto por más de 8.000 especies, sus hábitats, características y hábitos alimenticios varían.Si bien la palabra anfípodo traduce “dos clases de patas”, las diferentes especies de anfípodos cuentan con diferentes cantidades de ellas. Cada especie, además, camina de manera diferente, ya que sus movimientos están en relación directa con sus extremidades. Algunos anfípodos caminan erguidos y muy lentamente, mientras que otros nadan y se mueven rápidamente mediante el uso de tres de sus pleópodos, o patas.Los anfípodos adultos pueden llegar a tener 20 milímetros de longitud. Los que viven en el agua son por lo general  blancos, aunque algunos también pueden exhibir colores marrón claro, verde, marrón oscuro o gamas de negro. La mayoría de los anfípodos se vuelven de color rojo cuando mueren.

Los anfípodos pueden prosperar en ambientes marinos y en tierra húmeda. Otras especies pueden encontrarse en jardines de las casas y debajo de las macetas. Algunos anfípodos, como los piojos de las ballenas, establecen sus hogares en la piel de los mamíferos marinos.

Algunos anfípodos son herbívoros mientras que otros son carnívoros.  Los anfípodos que viven en la arena, el barro y la humedad del suelo, se alimentan de bacterias. Otras especies son carroñeras y se alimentan de plantas y animales muertos.

Con propósitos de reproducción, los anfípodos machos suelen tener ojos grandes y saltones, o receptores químicos en sus antenas. Los machos buscan a las hembras y las agarran utilizando sus extremidades. Machos y hembras permanecen atados durante su ritual de consumación. Aunque la mayoría de los anfípodos hembra produce una sola generación de descendientes, hay especies que pueden producir varias generaciones en un periodo de cinco meses.