Orkin Español

Para atención inmediata, llame

La picadura de un Ciempiés

Las tenazas de los Ciempiés, como las de los maxilípedos, también conocidas como tenazas tóxicas  o “garras venenosas”, se encuentran contiguas a la cabeza. Las utilizan para morder a las presas y los  depredadores, incluyendo a otros ciempiés, y son capaces de liberar veneno tóxico.

Para defenderse, los ciempiés también emplean el camuflaje y la coloración aposemática o de advertencia, y pueden autotomizar apéndices, es decir, descartar segmentos captados por los depredadores con el fin de huir.

Síntomas de las Picadura de los Ciempiés

Los jardineros son frecuentemente víctimas de las picaduras de los ciempiés. Para la mayoría de las personas, la picadura de un ciempiés es inofensiva, resultando en una picadura dolorosa y síntomas que pasan después de unas horas. Aunque al menos es benigna, como la picadura de una abeja, el dolor puede ser peor entre más grande sea el espécimen.

Pequeñas heridas, como pinchazos, pueden ser perceptibles en el área de la picadura. La hinchazón del tejido en esa área puede presentar enrojecimiento o eritema. Los síntomas más severos incluyen dolor de cabeza, palpitaciones, náuseas, vómitos, ansiedad y linfangitis, una inflamación dolorosa de los ganglios linfáticos.

Tratamiento de la Picadura de los Ciempiés

Las víctimas de picaduras deben lavar la zona con agua y jabón y aplicar compresas frías a continuación, en intervalos de 10 minutos. Para las personas con problemas circulatorios, esos intervalos pueden ser disminuidos para evitar daños a la piel. Para quienes presentan otras alergias a insectos, debe estar alerta luego de la picadura de un ciempiés y podrían requerir ponerse en contacto con servicios médicos de emergencia en caso de síntomas más severos.