Orkin

For your convenience and immediate attention, call

Ciclo de Vida de la Garrapata de los Ciervos

La garrapata de los ciervos completa su ciclo de vida en un año. Su desarrollo depende del medio ambiente y la disponibilidad de los hospedadores. Bajo condiciones favorables, logra desarrollarse en menos de un año.

Cada fase de su desarrollo requiere que se alimente de la sangre de un anfitrión. La garrapata de los ciervos se adhiere por sí misma y se alimenta del anfitrión durante la fase de larva, una vez más durante la fase de ninfa y también durante la fase adulta. La larva y la ninfa de la garrapata de los ciervos mudan después de alimentarse.

Después de poner huevos, la hembra de la garrapata de los ciervos muere. Sin embargo, la hembra puede poner hasta 4.000 huevos.  La larva, que tiene seis patas, emerge del huevo y empieza a buscar un hospedador. La larva se alimenta aproximadamente por cuatro días antes de caer al piso para mudar e  iniciar la fase de ninfa. La ninfa, con ocho patas, comienza de nuevo a buscar un hospedador. Ella también se alimenta y muda para después entrar a la fase adulta.

La larva y la ninfa de la garrapata de los ciervos prefieren hospedadores pequeños y, por ende, usualmente se alimentan de la sangre de los roedores en lugar de la sangre de mamíferos grandes. Las adultas prefieren alimentarse de los ciervos de cola blanca pero a veces también se alimentan de un hospedador humano. Es durante la fase de larva que la garrapata contrae muchas enfermedades; estas enfermedades son transferidas a los seres humanos y al ganado durante las fases de ninfa y adulta.