Orkin

For your convenience and immediate attention, call

Garrapatas de los Ciervos

Garrapatas de los ciervos: Datos, Identificación y Control

Las garrapatas de los ciervos, o Ixodes scapularis, son también conocidas como garrapatas de patas negras. Estas garrapatas son a menudo confundidas con las garrapatas marrón del perro. Son llamadas así por su inclinación a alimentarse de la sangre de los ciervos de cola blanca, aunque también pueden optar por alimentarse de otros mamíferos, incluyendo los seres humanos. Los seres humanos, anfitriones que estas garrapatas trepan por accidente, pueden contraer la enfermedad de Lyme. El ganado y las mascotas también pueden ser hospedadores.

Las garrapatas de los ciervos fueron descubiertas en 1920 en el estado de Massachusetts. Desde entonces ellas han sido encontradas en varias áreas del nordeste, en la región central y al sureste de los Estados Unidos, tanto como en México y Ontario, Canadá.

Ciclo de Vida

La garrapata de los ciervos empieza su ciclo de vida como huevo y pasa por la fase de larva y ninfa antes de convertirse en adulta. Las hembras ponen los huevos en áreas cercanas a vegetación. La larva eclosiona e inmediatamente inicia la busqueda de un anfitrión, el cual tiende a ser un animal pequeño, como un ratón. Es durante la fase de larva que las garrapatas contraen enfermedades como la de Lyme, la Babesiosis y la Anaplasmosis humana. Estas enfermedades son transmitidas a otros anfitriones cuando las ninfas y las adultas se alimentan.

Hábitat

Las garrapatas de los ciervos prefieren vivir en áreas húmedas y boscosas. Ellas se encuentran sobre las hojas y plantas a lo largo de los senderos que frecuentan anfitriones potenciales. Cuando el hospedador se roza contra esas plantas, las garrapatas de los ciervos se aferran a su piel o a su ropa.

Identificación de la Garrapata de los Ciervos

Las garrapatas del venado, o de los ciervos, pueden algunas veces ser confundidas con otras especies. Como otras garrapatas, sus cuerpos son aplanados y poseen ocho patas. Su apariencia es muy similar a la garrapata marrón del perro.

Sin embargo, el aparato bucal de la garrapata de los ciervos es más largo que el de otras especies que se parecen a ella. Una garrapata adulta de los ciervos también posee un cobertizo sobre la boca, el cual es reconocible por una mancha oscura. Incluso la garrapata de los ciervos es mucho más pequeña que la garrapata marrón del perro.

La garrapata de los ciervos no brinca de las plantas a su hospedador. Ella se adhiere a los bordes de las hojas y trepa al pelaje, piel o ropa del hospedador que esté pasando por el sendero usando sus patas delanteras. Las bacterias y virus son transmitidos durante las 48 horas posteriores a la picadura de la garrapata del venado. Una detección a tiempo es importante para prevenir enfermedades causadas por estas garrapatas.

Garrapatas de los Ciervos y la Enfermedad de Lyme

La garrapata de los ciervos, también conocida como garrapata de patas negras, es conocida por ser la portadora principal de la bacteria Borrelia burgdorferi, la cual causa la enfermedad de Lyme. Las garrapatas de los ciervos pasan la enfermedad a los humanos y a otros animales.

Como la garrapata de los ciervos no brinca ni vuela, permanece en áreas cubiertas de césped que son frecuentadas por perros, gatos y otros anfitriones de sangre caliente. Cuando estos anfitriones rozan el césped, la garrapata de los ciervos trepa sobre el pelaje del hospedador y empieza a alimentarse. Debido a que la garrapata pica a diferentes hospedadores en cada comida, la garrapata infectada puede transmitir la enfermedad de Lyme con rapidez a través de una población diferente de anfitriones.

El tamaño pequeño de la garrapata de los ciervos es también un factor determinante en la prevalencia de la enfermedad de Lyme. Su picadura no es dolorosa y la mayoría de las víctimas no la nota hasta que la garrapata empieza a ingurgitarse a través de una alimentación prolongada. No obstante, la enfermedad de Lyme es transmitida a las víctimas durante las primeras horas posteriores a la picadura inicial.

Como su nombre lo indica, las garrapatas adultas de los ciervos prefieren alimentarse de ellos. Sin embargo, son capaces de infestar al ganado, incluyendo a los terneros y los caballos. En la fase de ninfa y larva, las garrapatas de los ciervos escogen a animales pequeños, como el ratón de patas blancas, como sus anfitriones. Al vivir cerca de la piel del anfitrión, son a menudo tapadas por el pelaje del animal afectado y no son fácilmente detectables. La enfermedad de Lyme es transmitida durante la picadura, pero lo síntomas usualmente aparecen más tarde.

La remoción de la garrapata de los ciervos puede ser peligrosa. Si un espécimen es aplastado, los fluidos infectados del cuerpo de la garrapata son liberados y pueden contaminar a la víctima de la picadura. En el evento de que las partes de la boca permanezcan dentro de la piel de la víctima, la bacteria de la enfermedad de Lyme podrá infectar el corriente sanguíneo del anfitrión.