Orkin

For your convenience and immediate attention, call

La Enfermedad de Lyme y otras Enfermedades Transmitidas por Garrapatas

Aunque las garrapatas no sufren de enfermedades infecciosas, sus cuerpos portan una bacteria que después es transmitida a otros organismos a través de su picadura.  Las garrapatas son conocidas por ser vectores de la enfermedad de Lyme, la Fiebre de las Montañas Rocosas, la Babesiosis, la Tularemia y la Ehrlichiosis, entre otras enfermedades.

La enfermedad de Lyme, o borreliosis, es una enfermedad portada principalmente por la garrapata de los ciervos.  La enfermedad de Lyme es caracterizada por síntomas como sarpullido circular alrededor del área de la picadura, dolor en las articulaciones, dolor en los músculos, rigidez y dolor general en todo el cuerpo. Si no es tratada, la enfermedad de Lyme puede conducir a parálisis y al debilitamiento del sistema circulatorio. Esta enfermedad puede resultar fatal si se trata en una etapa temprana.

Las garrapatas de los ciervos también transmiten la Babesiosis. Algunos casos exhiben síntomas como ictericia y temperatura alta en el cuerpo. Como tal, a menudo es diagnosticada como malaria. La personas que experimentan esta enfermedad están propensas a la anemia porque la bacteria responsable habita y daña las células rojas.

Las garrapatas de la madera son portadoras de la Tularemia y la Ehrlichiosis y también son vectores de la Fiebre de las Montañas Rocosas. Los síntomas de la fiebre de las Montañas Rocosas incluyen fiebres altas, severos dolores de cabeza, dolor de los músculos y erupciones. La Tularemia, también conocida como Fiebre del Conejo, conduce a inflamación de los nódulos linfáticos, dolor de garganta y vómito. La Ehrlichiosis puede ser contraída a través de la garrapata de madera, la garrapata de los ciervos y la garrapata de la estrella solitaria.  Esta enfermedad representa una amenaza a las células blancas de la sangre y típicamente conllevan vómito y pérdida de apetito.

Mientras algunas enfermedades relacionadas con las garrapatas pueden resultar fatales si no son tratadas, todas son curables cuando se tratan a tiempo. Se aconseja buscar tratamiento médico inmediatamente después de una picadura de garrapata o al primer síntoma de alguna enfermedad asociada con ella.