Orkin

For your convenience and immediate attention, call

La Hembra de la Garrapata de los Ciervos

Las hembras de la garrapata del venado, o de los ciervos, se alimentan de sangre de otros animales. Ellas se ingurgitan durante la alimentación y pueden expandirse a varias veces su tamaño original. Posteriormente, las hembras caen de su hospedador al suelo, donde producen huevos solamente una vez antes de morir. Las hembras de la garrapata de los ciervos pueden producir hasta 4.000 huevos en una camada. Ellas ponen sus huevos cerca de plantas, en ambientes pantanosos.

Las hembras de la garrapata de los ciervos son también conocidas por portar varias enfermedades. Ellas contraen las enfermedades durante la fase de larva y las transmiten a las ninfas y a las adultas. Las garrapatas de los ciervos son una amenaza para la salud humana puesto que transmiten la enfermedad de Lyme a los seres humanos.  No obstante, si es detectada tempranamente, la enfermedad puede ser tratada, pero si no se hace a tiempo, puede resultar fatal.

La picadura de la garrapata de los ciervos no es dolorosa y por ello muchas víctimas no se dan cuenta de que han sido picados hasta que los síntomas aparecen. La hembra de la garrapata de los ciervos se alimenta por periodos extensos y puede ser encontrada aferrada a la piel de las víctimas, por tal motivo, es buena idea que los campistas y excursionistas se revisen constantemente. Las enfermedades transmitidas por esta garrapata pueden ser contraídas durante las 48 horas posteriores a la picadura.