Orkin

For your convenience and immediate attention, call

La Picadura de la Garrapata y la Enfermedad de Lyme

La bacteria Borrelia burgdorferi causa la enfermedad de Lyme, la que es transmitida a los seres humanos por la picadura de garrapata.  Las garrapatas adquieren la bacteria a través de hospedadores infectados, como el ratón de patas blancas, durante su previa alimentación (en la fase de larva o ninfa).

En Norteamérica, tres especies de garrapatas son responsables de la transmisión de la enfermedad de Lyme: la garrapata de los ciervos o Ixodes scapularis, la garrapata occidental de patas negras o Ixodes pacificus y la garrapata de la estrella solitaria o Amblyomma americanum. Las primeras dos especies de garrapatas son arácnidos excepcionalmente pequeños de coloración café-rojizo.

La enfermedad de Lyme se manifiesta de diferentes maneras en las víctimas. En el lapso de tres días a un mes, la víctima de una picadura de garrapata experimenta síntomas similares a los de la gripe. Una erupción en forma de anillo puede también aparecer alrededor del sitio de la picadura de la garrapata. Más sarpullidos aparecen meses más tarde. Fatiga, dolor en las articulaciones y respiración corta son síntomas también asociados con la enfermedad de Lyme. En casos extremos, la enfermedad de Lyme afecta el sistema nervioso y los músculos faciales pueden quedar paralizados. En el estado terminal, las víctimas de la enfermedad de Lyme muestran un sistema circulatorio muy afectado y el corazón debilitado, causa de un extremo dolor e inflamación en las articulaciones.

Por muchos años la enfermedad de Lyme fue mal diagnosticada como gripe o artritis reumatoide. Esta enfermedad fue descubierta en 1977 en Lyme, Connecticut. Es imperativo que quienquiera que experimente los síntomas de la enfermedad de Lyme busque atención médica inmediatamente.