Orkin

For your convenience and immediate attention, call

Las Garrapatas y la Enfermedad de Lyme

Las garrapatas son parásitos que se alimentan de la sangre de otros organismos. Los anfitriones de las garrapatas varían según la especie y el ambiente que habitan, sin embargo, todas las especies de garrapatas escogen animales más grandes que ellas para alimentarse. Los seres humanos no son los anfitriones primarios de cualquier especie de garrapata, pero son considerados como anfitriones accidentales: en un área con una población de anfitriones preferidos por las garrapatas, los seres humanos pueden ser picados por las garrapatas y, por ende, contraer enfermedades.

Las garrapatas son conocidas por portar y transmitir el Tifus, la Tularemia, la Fiebre de las Montañas Rocosas y la Fiebre Recurrente.  Sin embargo, la enfermedad más peligrosa que transmiten las garrapatas es la enfermedad de Lyme, llamada así por el pueblo de Lyme, en Connecticut. Esta enfermedad es transmitida a los seres humanos esencialmente por la picadura de la garrapata de los ciervos, aunque otras especies, como la garrapata de la estrella solitaria, también portan esta enfermedad.

La enfermedad de Lyme no pasa al aire y no puede ser transmitida de un ser humano a otro. Los síntomas pueden aparecer en semanas o meses y son a menudo confundidos con otra enfermedad menos peligrosa, como la gripe. Sin embargo, si es tratada a tiempo y con antibióticos apropiados, las personas pueden recuperarse de la enfermedad. Busque atención médica inmediatamente después de identificar una picadura de garrapata o de que aparezca cualquier síntoma de la enfermedad de Lyme.