Orkin

For your convenience and immediate attention, call

Las Garrapatas y las Sanguijuelas

Las dos son parásitos y ambas dependen de otros organismos para vivir. Ambas se pegan a un anfitrión más grande que ellas y se alimentan de su sangre.

Las sanguijuelas son lombrices segmentadas que habitan la tierra y las aguas frescas. Después de adherirse a un anfitrión, las sanguijuelas pueden consumir sangre en una proporción de tres a cinco veces el  peso de su  cuerpo. Los sitios de alimentación de la sanguijuela removida continuarán sangrando. Esas heridas abiertas son susceptibles de infección.

Cuando son administradas en ambientes controlados y estériles, las sanguijuelas son consideradas como una herramienta medica importante. Los profesionales en el cuidado de la salud han hecho uso de ellas por centurias y en los Estados Unidos, el Departamento de Control de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó el uso de sanguijuelas en procedimientos médicos en 2004.

Las garrapatas trepan al pasto o a los arbustos para después caer sobre el pelaje o la  piel de sus anfitriones. Ellas se adhieren por sí mismas utilizando su aparato bucal. Como las sanguijuelas, se desprenden después de que se han alimentado.

Las garrapatas son conocidas por ser vectores de enfermedades. Estos arácnidos de ocho patas son responsables de la propagación de la enfermedad de Lyme, la Tularemia y la Fiebre de las Montañas Rocosas, entre otras enfermedades. Existe también el riesgo de una infección en el lugar de la picadura. Técnicas impropias de remoción, como una remoción forzada, y la aplicación de calor, pueden solamente hacer expandir fluidos contaminados del espécimen que las hospeda.