Grillos de Jerusalén - Orkin

Grillos de Jerusalén

Grillos de Jerusalén :  Datos, Identificación y Control

Muchas personas se asustan cuando ven a un grillo de Jerusalén por primera vez. Es un insecto de gran tamaño, por lo común de 2 ½ pulgadas de largo. Tiene una cabeza grande y ojos negros, pequeños y brillantes. De frente parece tener una cara pequeña. En español es a menudo conocido como “El Niño de la tierra”, pero también ha sido llamado “Viejo calvo” y “Bicho de la patata”.Alrededor de este insecto se han creado muchos mitos. Uno de de ellos es que los grillos de Jerusalén son venenosos. Aunque pueden picar, por lo general sólo lo hacen cuando son acorralados o recogidos. Su picadura puede ser dolorosa, pero definitivamente no hay veneno en ella.El Grillo de Jerusalén, Stenopelmatus  fuscus (Haldeman), es común en la zona desértica del suroeste, en  los estados del oeste y a lo largo de la costa del Pacífico.

Su color varía entre amarillo y marrón. El adulto no tiene alas, por lo que se mueve a su alrededor dando saltos. No produce un “chirrido” como el que emiten los grillos domésticos y del campo. El sonido que hace se ha comparado con un sonido sibilante o de fricción.

Los grillos de Jerusalén son activos durante la noche. Su principal fuente de alimento son las raíces, los  tubérculos y los insectos. El entorno ideal para estos insectos sería un jardín o un cantero. Durante el día, los grillos de Jerusalén se esconden bajo piedras o en troncos. Cuando hay calor extremo, durante las estaciones secas, estos insectos pueden entrar en las casas. En interiores buscan lugares oscuros para pasar el día.

La mayoría de las acciones de prevención de los grillos de Jerusalén se pueden hacer al aire libre. Quite piedras, madera, troncos y pilas de leña donde se puedan ocultar. Asegúrese de cerrar bien las puertas exteriores. Vuelva a colocar en puertas y ventanas los burletes que falten o que estén dañados. Mueva el mantillo a unos cuantos centímetros de distancia de los cimientos para crear una “zona seca”. Ajuste los rociadores para que rieguen  por la mañana de modo que la hierba y las flores se sequen durante el día.

Una aplicación de insecticida líquido en la base exterior puede ayudar a que estos insectos se mantengan alejados y no invadan las casas. Si los grillos de Jerusalén entran, los cebos granulados pueden ser eficaces y proporcionan un control bastante rápido. Contacte a un profesional de su localidad en el control de plagas.