Orkin

For your convenience and immediate attention, call

Los Grillos de la Cueva

Los grillos de la cueva también son conocidos como grillos del camello o grillos de piedra; pertenecen a la familia Raphidophoridae. Como su nombre lo indica, estos grillos son encontrados comúnmente en cuevas; no obstante, también pueden ser encontrados en áreas frescas y húmedas, como debajo de tronco podridos, hojas y rocas húmedas.  Un grupo de grillos de la cueva, conocido como grillos de la arena, o “treaders de la arena”, vive en ambientes especializados. Los grillos de la cueva habitan dunas de arena, donde se entierran durante el día y se vuelven activos durante la noche. Esta especie es de coloración pálida en comparación a otras especies y están equipados con fuertes cerdas en sus patas traseras para poder cavar con eficiencia.

Los grillos de la cueva no tienen alas, son de color café y miden hasta una pulgada de largo. Sus patas traseras son largas y tienen un par antenas largas que les sirve como guía en ambientes oscuros. El grillo de la cueva tiene miembros largos que le permiten brincar alto y lejos. Su cuerpo es doblado hacia delante y parece que tuvieran una joroba en la espalda. Muchas especies de grillos de la cueva sobreviven sin suficientes recursos de comida. Algunos se conocen por dañar artículos de ropa y cortinas cuando invaden las casas.

Los grillos de la cueva raramente entran a las casas pero algunos lo hacen cuando su medio ambiente se torna demasiado caliente y seco. Usualmente no pueden reproducirse fuera de su hábitat natural ya que raramente encuentran en interiores ubicaciones oscuras y suficientemente húmedas para adaptarse. Sin embargo, si una infestación de grillos de la cueva se convierte en un problema en su casa, es importante localizar y eliminar todas las condiciones posibles para su reproducción. Pilas de madera húmeda u  hojas dentro o alrededor de la estructura de la casa deberán ser removidas. La iluminación de afuera debe ser cambiada y bombillos de vapor de sodio deben ser instalados. El sótano y los espacios reducidos de paso deben mantenerse ventilados y secos, pues de lo contrario estos grillos podrán encontrar un ambiente ideal para ellos.  Las rejillas de los conductos y las mallas de protección o pantallas mosquiteras de las ventanas, pueden ayudar a mantenerlos afuera.

El gorjeo del grillo

Los grillos topos