Orkin Español

Para atención inmediata, llame 866-949-6097

Abeja Africana

Cuando un grupo de científicos brasileños importó abejas del sur de África con el propósito  de criar abejas aptas para vivir en entornos tropicales, varias escaparon y se aparearon con abejas de la miel, hecho que  generó una subespecie conocida como Abeja Africana. La población de esta abeja se extendió con rapidez a América Central y Sur América y hoy esta abeja también infesta a Norte América.

Por su comportamiento agresivo, la abeja africana es conocida como Abeja Asesina. Estas abejas son conocidas por picar a animales y seres humanos cuando su territorio es invadido, pero también suelen atacar aunque no sean provocadas. Las abejas africanas son especialmente sensibles al ruido y a las vibraciones y por ello pueden ser irritadas por movimientos leves.

Es común ver grandes grupos de abejas africanas alrededor de sus colmenas y tienden a formar enjambres con más frecuencia que otras especies de abejas productoras de miel. Mientras que el veneno de esta abeja no es más venenoso que el de la abeja de la miel común, al atacar en gran número su picadura puede causar heridas severas o la muerte. Aún más: esta abeja viajará distancias grandes para atacar y una vez que una colonia de estas abejas se altera, puede continuar frenética por más de un día.

Al contrario de otras especies de abejas de la miel, la abeja africana emigra cuando sufre de escasez de alimentos en torno a su colmena o cuando la colmena es perturbada por seres humanos. Estas abejas son incapaces de sobrevivir en condiciones extremas, como en climas muy fríos o climas extremadamente secos.


Abeja Africana

Ubicaciones de la abeja africana

Antecedentes de la abeja african
a