Orkin Español

Para atención inmediata, llame 866-949-6097

Enfermedades Transmitidas por las Ratas

Las ratas son consideradas responsables de la Peste Negra durante la Edad Media y son conocidas por transmitir más de 70 enfermedades, desde la transmisión de la Peste Bubónica hasta al Tifus y el Hantavirus. Una infestación de ratas puede provocar efectos negativos para la salud humana.

Una de las enfermedades más peligrosas que pueden transmitir las ratas es la Peste Bubónica y sus variantes. La transmisión ocurre cuando las ratas infestadas, o las pulgas de las ratas, muerden a los seres humanos. Los síntomas incluyen dolor de cabeza, debilidad y tos. La Peste Septicémica puede resultar en hemorragia en la piel y en otros órganos. Esta enfermedad es fatal y mata a las víctimas el mismo día en que los síntomas aparecen.

La orina de la rata es responsable del contagio de Leptoespirósis, la cual puede resultar en daños en el hígado y los riñones. Las complicaciones incluyen insuficiencia en los riñones y el hígado, y también problemas cardiovasculares. Aproximadamente la mitad de los casos reportados de Leptoespirósis son fatales.

La Corimomeningittis Linfocítica es una enfermedad de infección viral que se transmite a través de la saliva y la orina de la rata. Esta enfermedad resulta en fiebre, malestar, pérdida de apetito, dolor en los músculos, dolor de cabeza, nausea y vomito. Las victimas también pueden experimentar inflamación del sistema central nervioso y pueden contraer Meningitis o Encefalitis. Algunos individuos presentan consecuencias a largo plazo por la Corimomeningitis Linfocítica, mientras que otros sólo experimentan incomodad temporal.

Las ratas también son conocidas por portar el Hantavirus, un síndrome renal que causa taquicardia y taquipnea. Las victimas pueden sentirse debilitadas y pueden experimentar un shock cardiovascular. El Hantavirus es transmitido a través de la orina y las heces de las ratas.

El Ratón Doméstico y el Hantavirus

El Hantavirus es una enfermedad mortal asociada a ratones y ratas. Este virus es conocido por causar infecciones tales como el Síndrome Pulmonar por Hantavirus (SPHV, por sus siglas en inglés), el cual ha sido identificado en más de la mitad de los estados de Estados Unidos. El SPHV es transmitido a los humanos cuando inhalan partículas del aire que contienen elementos de excrementos, orina o cadáveres de roedores que han sido removidos.

El primer síntoma de este virus puede ser confundido con gripe. Después de la exposición sigue fiebre, dolor de cabeza, náuseas y otros síntomas que pueden ser experimentados entre uno y cinco días. La persona contagiada sufre de dificultad para respirar y si no es tratada de inmediato y de forma efectiva, la infección puede resultar fatal. Aún más, los víctimas infectadas requieren hospitalización y la tasa de supervivencia es baja.

Para evitar el SPHV, las heces de los ratones, los materiales del nido y los roedores muertos tienen que ser removidos de la casa. Fumigue las áreas sospechosas profusamente con desinfectantes antes de barrer para evitar que cualquier partícula pase al aire. Use guantes para recoger los cadáveres y los excrementos de los roedores. Los edificios deben ser aireados después de una infestación. No todos los roedores que son encontrados portan el SPHV. Los ratones ciervos, las ratas algodoneras, las ratas del arroz y los ratones de patas blancas, son los más comunes portadores de este virus. No obstante, se debe tener precaución cuando se trata de roedores o de una infestación de roedores.

Las ratas también son conocidas por portar el Hantavirus, un síndrome renal que causa taquicardia y taquipnea. Las victimas pueden sentirse debilitadas y pueden experimentar un shock cardiovascular. El Hantavirus es transmitido a través de la orina y las heces de las ratas.